No están todos los que son, más de 21.000 muertos, pero los representan. La imagen de arriba es la portada del periódico El Mundo de hoy martes, 21 de abril de 2020.

Tanta rueda de prensa, tanta comparecencia parecían querer convertir a los muertos en mera estadística. Pero había y hay otra realidad. Que no es otra que la que nos debe hacer ver que todos esos datos de las estadísticas diarias tienen rostro y tenían vida. Y este periódico muestra a algunos de ellos, como homenaje, como recuerdo por todos los que son.

Y mientras, que sigan los debates sobre cuándo salir de una vez a la calle sin limitaciones, las que imponen las paredes de casa. Se habla de la desescalada como si se acercara el final, cuando más bien parece que habrá que empezar, habrá que comenzar de nuevo, salir a una nueva realidad ahí afuera, de la reclusión en casa al aislamiento con gente alrededor, de vernos pero no acercarnos, o solo un poco, quién sabe aún. Hablaremos más, miraremos por encima de la mascarilla, y hablaremos menos con palabras y más con los ojos. Y esa experiencia propia servirá más que cualquier estadística.

Y, ahora, que parece que no sabían o no querían contar muertos, estos tienen nombre y apellidos, más allá de un simple y frío número de la estadística, con una historia detrás, con una familia, con recuerdos, con ilusiones que se quedaron en una camilla, en soledad. Pero ni están ni estarán solos mientras los recordemos, y el luto sea compartido como muestra de cariño y afecto. DEP.