Hace unos días paseaba con la moleskine por las calles de Lisboa y aquí dejo unos apuntes. Empezamos con un café.

Misión casi imposible que me pusieran un descafeinado de sobre, allí casi todos son de máquina, así que opté por el café con leche. Para los muy cafeteros echar un vistazo a este blog y así no tendréis problemas a la hora de pedirlo.

LA MÚSICA

Mi recomendación es que incluyas en tu iPod o cualquier otro dispositivo a estas dos cantantes portuguesas: Mariza (mi elegida «Rosa Branca«) y Ana Moura (mi elección «Desfado«)

UNA GUÍA

La de Ediciones B. Los datos que necesitas y bien explicados para las visitas obligadas, planos detallados de cada barrio, con muchas recomendaciones y manejable.

 

UN HOTEL

Mi elección fué el Hotel Barrio Alto. Ubicado en la Praza Luis de Camoes, entre los barrios Alto y Chiado, pertenece a la red The leading hotels in the world.

 

 

Amanecer y ver la Praça Luis de Camões que anima el Barrio Alto.

 

 

 

Llegar a la habitación y encontrarte este detalle confirma, junto a muchos otros, que aquí saben cuidarte y hacer que vuelvas.

 

Y muy recomendable la terraza y sus vistas.

 

La elección de esta hotel ha sido un acierto. Lo recomiendo por la ubicación, las instalaciones, su terraza y por la amabilidad del personal (Jorge, María, Hugo, Carla, etc.)

DOS RESTAURANTES

Sea Me: Un buen lugar para comer buen marisco y pescados. No dejes de probar las navajas y el rodaballo. Una forma diferente de entender la gastronomía marina.

 

Pap´Açorda: Que un restaurante portugués tenga la carta en español sin la banderita de España de rigor, ya te da algo de tranquilidad a la hora de pedir. Calidad en el paté de centollo, el bacalao a la brasa y en la mousse de chocolate. Originalidad en los dibujos de la carta.

 

 

UN CAFÉ

Pavilhâo Chinés. En el Barrio Alto, para tomar una copa o una ginjinha, el famoso licor de guindas, rodeado de cuadros, gorras militares, soldaditos, juguetes, vamos, en otra época.

 

 

 

 

 

UNA TIENDA

A vida portuguesa. En el Chiado, para conocer más sobre esta tierra.

 

 

 

 

 

 

El último apunte: siempre hay una forma diferente de ver una ciudad a través de tus fotografías.

Vista del Castelo de São Jorge, desde la Praça da  Figueira.

 

Vista de la Sé Patriarcal, la Catedral de Lisboa, desde el Elevador de Santa Justa.

 

 

 

 

 

 

 

Monasterio de los Jerónimos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Siempre el 28.

 

 

 

Para repetir, nos vemos pronto. Obrigado Lisboa.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Share This